miércoles, 21 de junio de 2017

Describiendo a... (CCXIII)

Título: Los Dominios del Ónix Negro. La Unión.

Autor: Adriana González Márquez.

Sinopsis: Tras haber perdido la segunda piedra a manos de Arématis, los paladines se dan cuenta de que Lylibeth ha sido herida y está en proceso de perder el alma, por lo que debe establecerse una conexión entre ella y Vanessa, aumentando a cuatro el número de paladines conectados entre sí. Gracias a esto, los jóvenes han incrementado sus poderes [...]. Ahora, Vanessa y los demás paladines deberán hallar las dos piedras restantes para hacer frente al malvado Arématis [...]. (Extracto de la solapa interior de la portada de mi ejemplar).

Editorial de mi ejemplar: Random House Mondadori (ahora Penguin Random House), a través de Montena.

¿Qué les puedo decir? El final de una serie de libros se considera el cierre de todo, cuando los últimos misterios se resuelven y los protagonistas llegan al final de su aventura, termine o no en final feliz. Así la cosa, ¿creerían que no iba a tener a la mano la última parte? Eso es no conocerme a estas alturas, damas y caballeros, la verdad. Así pues, pasemos a lo que interesa, y avisados quedan que probablemente salgan detalles que podrían considerarse spoilers.

Vanessa sabe que el tiempo se le acaba. Arématis, enemigo de la paz y el bien en los Dominios, tiene ahora más poder, así que necesitan hallar las dos piezas que faltan del ónix en el cual está encerrado un conocimiento y un poder sin precedentes. Antes de eso, Vanessa ha tenido que ayudar a otra persona de forma poco convencional, lo que podría granjearle la desconfianza de aquellos que deberían protegerla y a su vez, ella misma se empieza a cuestionar los procesos del mundo y qué tanto puede realmente como Elegida.

Los conflictos crecen, cambian y torturan la mente de una chica que está dejando de ser adolescente, aunque en ciertos casos, no puede dejar de mostrar que no acaba de madurar porque bien mirado ¿le han dado la oportunidad? La metieron de lleno a salvar no solo el mundo que conoce, sino unos parajes que hasta hacía poco, ni sabía que eran reales. El amor de su vida (sí, tal cual, ya saben cómo se las gastan las series juveniles) y los buenos amigos que han hecho son aquellos a quienes desea salvar con toda el alma, lo mismo que su familia, pero parece que todo se tuerce de tal manera, que debe tomar medidas drásticas. Las cuestiones a resolver son una, si Vanessa sabe cuáles son esas medidas y dos, si a la hora de la verdad podrá ejecutarlas.

Conciudadana de mi alma (sí, Bell se refiere a la autora), déjame aclararte una cosa: en un final de trilogía, si sacas algo nuevo, ¡haz el favor de resolverlo en ese mismo final! Disculpa, pero no puedes sacar algo como la interrogante de la protagonista respecto a la necesidad del personaje X y ¡no contestar la maldita interrogante! Ajá, que se note mi frustración, por favor. Nunca me han gustado las sagas que concluyen sin responder hasta la última duda y aquí pasó. ¿Recuerdan la seudo-reseña de Utopía? Pues algo así pasó aquí: me preguntaba algo, que quizá para muchos no importaba pero para mí realmente era algo interesante a resolver, ¡y nunca lo dijeron! ¡Jamás! No me importa que el personaje X fuera un poco odioso, ¡quería saber la respuesta a esa pregunta!

Eso me lleva a decir que la mayor parte de los personajes no me desagradaron. Ojo, fíjense cómo lo digo. Para decir "me gustaron" no tengo palabras. Lo anterior es porque, a pesar de que pude tragarme a la protagonista, a su amor, a su familia y a sus amigos, eso no significa que la adore. No olviden que por ella salieron en mi TL por primera vez las siglas PAI (explicadas en anteriores seudo-reseñas) y eso es difícil de olvidar. Vamos, creo que con este elenco pasó que me gustaron más algunos de los secundarios que los principales y eso, en mi curiosa escala, no es muy bueno en la mayoría de los casos.

Por todo lo anterior, debo decirles que estos libros me entretuvieron, me hicieron reír (aunque fuera por los clichés que no dejaban de aparecer), me hicieron perderle un poco de fe a la humanidad (esas portadas, conciudadana, ¡esas portadas!) y me dieron esperanza en el talento nacional, pero no acabaron de satisfacerme. Aunque esto último puede que sea cosa mía, porque últimamente no me entusiasmo demasiado con las lecturas. Con esta trilogía sentí algo del ansia de antaño de leer hasta que me canse, pero no tanto como esperaba. No sé si alguien me entienda.

Cuídense mucho y nos leemos a la próxima.

miércoles, 14 de junio de 2017

Describiendo a... (CCXII)

Título: Los Dominios del Ónix Negro. La Conexión.

Autor: Adriana González Márquez.

Sinopsis: Para cualquier joven, cumplir dieciocho años es algo muy importante: significa convertirse en mayor de edad e iniciar una nueva etapa en la vida. Para Vanessa, representó transitar por la Elevación e iniciar su entrenamiento, pues las profecías la señalan como la única capaz de impedir que Arématis se apodere del alma de los habitantes de los Dominios del Ónix Negro. [...] El alma de muchas personas está en juego y ella es la única capaz de ponerlas a salvo. [...] (Extracto de la solapa interior de la portada de mi ejemplar).

Editorial de mi ejemplar: Random House Mondadori (ahora Penguin Random House), a través de Montena.

¿Qué les puedo decir? Siguiendo con la autora conciudadana (y las portadas horribles... aunque creo que esta es la menos peor), nos adentramos a cuando la protagonista deja de ser... No, olviden eso, creo que estaba por echarme una mentira del tamaño de la Catedral (no pregunten). El punto es que aquí se entra de lleno a combates, muerte, destrucción y peleas... peleas casi de adolescentes, lo que si conocen a la mayoría de los personajes, es ridículo de pensar.

Vanessa ha superado lo que podría considerarse su "despertar" como la única persona capaz de salvar los Dominios, sitios paralelos llenos de cosas asombrosas y manejo de la energía del alma y la naturaleza. ¿Pero acaso eso es genial? Pues no, porque ahora la pobre chica debe lidiar con un desquiciado que quiere destruir la existencia conocida y no se va a tentar el corazón para conseguirlo. Y como de paso el villano es muy, muy listo, Vanessa y compañía la tendrán muy difícil para llevarle la delantera buscando la forma de detenerlo de una buena vez.

Como saben, las adolescentes están de moda como protagonistas. O mejor dicho, la fantasía juvenil a fuerza debe tener una adolescente (o una que está dejando de serlo) como protagonista, o si no la cosa no funciona. ¿A qué viene todo el sermón? A que no sé qué morbosa fascinación ejerce sobre mí el género, quizá que lo conocí cuando era precisamente una adolescente que dejaba de serlo, porque leo casi todo lo que cae en mis manos... aunque a mi edad (Bell suena a viejecita, sí), no dudo ni un segundo en sacarle canas verdes a los personajes, a la trama y/o al autor en turno.  Bueno, si siento que lo merecen.

En el caso de mi conciudadana, lo que la salva es que me mantuvo de buen humor. Como en el inicio de la trilogía, lo increíble de que pudiera predecir gran parte de lo que ocurría no le quitó que me hiciera reír de vez en cuando. Es más, creo que fue precisamente el poder deducir ciertas partes lo que me mataba de risa, aunque hubo puntos que ni por asomo imaginé. Y los personajes, aunque a veces me costara admitirlo, los sentí más cercanos que otros, empezando por el hecho que eran producto nacional y siguiendo porque algo de su actitud lo comprendía sin demasiada ciencia.

Lo anterior, creo yo, debe significar que la literatura juvenil aún no está del todo perdida y que solamente necesita mantener atentas a esas mentecillas volátiles y llenas de ideas con algo que no los subestime (no demasiado). Con tal de que no abunden demasiado las PAI... (Bell rueda los ojos y pide que no pregunten por las siglas... porque ya las explicó en una entrada anterior).

Cuídense mucho y nos leemos a la próxima.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Describiendo a... (CCXI)

Título: Los Dominios del Ónix Negro. La Elevación.

Autor: Adriana González Márquez.

Sinopsis: Vanessa tiene 17 años, está en el último semestre de la preparatoria y tiene una vida muy aburrida (según ella). Lo único que hace que sus días sean tolerables son sus sueños, los cuales la llevan a lugares muy apacibles. Lo malo es que últimamente éstos no son cordiales. Si bien en ellos se ha topado con [...], un apuesto joven que se siente irremediablemente atraído por Vanessa [...]. Tras varias semanas de incertidumbre, el mundo de Vanessa se desmorona cuando descubre que nunca ha soñado, solo se ha transportado a una realidad alterna, la cual se encuentra amenazada por un ser malévolo que se está apoderando de las almas de sus habitantes. [...] (Extracto de la solapa interior de la portada de mi ejemplar).

miércoles, 24 de mayo de 2017

Describiendo a... (CCX)

Título: Pedro Páramo.

Autor: Juan Rulfo.

Sinopsis: [...] Juan Preciado promete a su madre en el lecho de muerte ir en busca de su padre, Pedro Páramo, un pequeño cacique pueblerino a quien no conoce. «El olvido en que nos tuvo cóbraselo caro» le dice ella, y Juan parte hacia Comala, un pueblo mítico que es el verdadero protagonista de estas páginas. Allí, envuelto en una tierra vieja que está sobre las brasas de la tierra, «en la mera boca del infierno», se encontrará con las voces de la memoria de personajes de ensueño, que irán tejiendo una historia de deseos y pasado, de muertos y visiones irreales, que abarca desde mediados del XIX a las revueltas cristeras de comienzos del XX. [...] (Extracto tomado de epublibre).